30 oct. 2010

Noche estrellada 1

La noche ya había caído, el azul cielo se había bañado por la obscuridad dejándose cubrir por un hermoso manto de estrellas.


—Siempre serás mía – me susurró al oído.
—No te vayas... – le dije mientras tomaba su rostro entre mis manos.
— Tengo que irme... deberías estar feliz por mi – la idea de que se fuera a la universidad me destrozaba. Monterrey estaba a años luz del .D.F – y por ti también, si nos llegamos a casar yo tendré dinero para darte la vida que mereces – una lagrima se escapo de mi ojo – no llores...
—... si, si lloro porque te iras y yo jamás volveré a ser feliz... apenas voy en primer semestre de bachillerato falta mucho para estar juntos tu y yo.
—Lila... ¿Recuerdas cuando nos conocimos? ¿Recuerdas el día en el que te pedí que te hicieras mi novia? – asentí dos veces – desde el primer momento en el que te vi – los rosados labios de Sebastian formaron una sonrisa – con tu cabello negro todo mojado – tomo entre sus manos un mechón y comenzó a juguetear con el  – y tus ojos azules... desde ese momento supe que te amaría toda la vida... y mi amor será eterno como aquellas estrellas que noche tras noche estarán contigo, aun que estén lejos siempre estarán contigo observándote y admirándote – sus labios besaron a los míos y yo le devolví el beso.
Sus ojos café claros fulminaban a los míos, yo amaba a Sebastian y el a mi. Volví mi mirada asía las estrellas, pocas veces las observaba pero hoy ya no quitaría los ojos de ellas. Esas estrellas que me recordarían a mi amor y que cada noche lo traerían a mi.

1 comentario:

Un blog, se alimenta de tus comentarios... malos o buenos... este crece para bien, siempre para bien.