8 ene. 2011

El Vampiro

Lo amo, quiero mantenerlo entre mis brazos y observar la vida del muerto, con él.
Sus labios me saben a sangre, sus ojos son como el espejismo, y su voz como el último grito.
Por que él, es un asesino, un animal que mata por su vida.
Toma mi rostro y lo besa con pasión. Suspiro. Sus labios bajan hasta mi barbilla y se posan en mi cuello; una lengua, caliente, palpitante, comienza a tocar mi yugular, disfrutando los grandes ríos de sangre que pasan por el.
Sus colmillos traspasan mi piel, y dulcemente comienza a succionar. Solo escucho como me arrebatan la vida.
Y así como la mujer se viste de blanco y entrega su virginidad, yo entregare mi vida, vistiéndome de luto y disfrutando esa luna sin miel.
Mi cuerpo cae al suelo; con voz débil susurro un "Te amo"; el vampiro me observa, y sonríe al ver a su víctima; mi corazón se debilita y mis pulmones inhalan la última bocanada de aire.
Cierro los ojos.
Hace unas semanas, me moría de hambre... hoy solo aclamo sangre.
Disfrutando siempre de una misma luna, sin observar la luz, y bañándome de muerte... así vivo el amor... y así vivo la muerte.

2 comentarios:

  1. No tengo palabras para describir este relato, como ya sabes, me encantan los vampiros y todo lo relacionado con ellos. Escribes muy bien y sabes trasmitir al lector lo que quieres hacerles llegar, felicidades por ello.

    Si quieres profundizar más sobre estas criaturas nocturnas, te invito a entrar a mis otros blogs:

    http://villavampiro.blogspot.com/

    http://novelasromanticasdevampiros.blogspot.com/

    http://dulcecautiverio.blogspot.com/

    http://cautivadaporunvampiro.blogspot.com/

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Gracias por tus comentarios ^^

    Y claro que me paso por tus blogs... me quedaron muchas ganas de leer tus novelas, me fascinan los vampiros.

    ResponderEliminar

Un blog, se alimenta de tus comentarios... malos o buenos... este crece para bien, siempre para bien.